Pensar · 29 de noviembre de 2023

Mejora tus decisiones. ¿Cómo? Pensando

  1. Identifica el problema

Antes de poner en práctica el pensamiento crítico, primero debes identificar el problema que quieres resolver. Este paso incluye analizar el problema desde diferentes perspectivas y hacerse preguntas como:

 

  • ¿Qué está sucediendo?
  • ¿Por qué está sucediendo?
  • ¿Qué suposiciones estoy haciendo?

A simple vista, ¿cómo creo que podemos solucionar este problema?

Una parte importante del desarrollo de las habilidades de pensamiento crítico es aprender a llegar a conclusiones objetivas. Para lograrlo, primero debes ser consciente de los sesgos que afectan tu pensamiento actual. ¿Alguien de tu equipo cree que sabe la respuesta? ¿Estás haciendo suposiciones que no son necesariamente ciertas? Reconocer estos detalles te ayudará durante el proceso.

  1. Investiga

A esta altura, probablemente tengas un panorama general del problema. Sin embargo, para poder encontrar la mejor solución es importante investigar un poco más.

Durante el proceso de investigación, intenta recopilar información relacionada con el problema, incluidos datos, estadísticas, información sobre proyectos anteriores, comentarios del equipo y mucho más. Asegúrate de recopilar información de diversas fuentes, especialmente si esas fuentes presentan datos opuestos a tu opinión personal sobre la naturaleza del problema o sobre cómo resolverlo.

La recopilación de información variada es esencial para poder aplicar el proceso de pensamiento crítico. Si no obtienes suficiente información, tu capacidad para tomar una decisión final estará sesgada. Recuerda que el pensamiento crítico te ayuda a determinar la mejor conclusión objetiva. No se trata de seguir tu instinto, sino de realizar una investigación exhaustiva para poder encontrar la mejor opción.

  1. Determina la relevancia de los datos

Así como es importante recopilar una variedad de información, también es importante determinar qué tan relevantes son las diversas fuentes de información. Después de todo, el hecho de que haya datos no significa precisamente que sean relevantes.

Una vez que hayas reunido toda la información, examínala detenidamente y determina qué datos son relevantes y cuáles no. Sintetizar toda esta información y determinar su importancia te ayudará con el proceso de evaluación de las diferentes fuentes para llegar a la mejor conclusión más adelante en el proceso de pensamiento crítico.

Para determinar la importancia de los datos, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tan confiable es esta información?
  • ¿Cuán importante es esta información?
  • ¿Esta información está actualizada? ¿Se especializa en un área en particular?

 

  1. Haz preguntas

Uno de los pasos más importantes del proceso de pensamiento crítico es la toma de decisiones objetivas. Para ello, debes dar un paso atrás durante el proceso y cuestionar las suposiciones que estás haciendo.

Todos tenemos prejuicios, y no necesariamente es algo malo. Los sesgos inconscientes (también conocidos como sesgos cognitivos) a menudo sirven como atajos mentales para simplificar la resolución de problemas y facilitar la toma de decisiones. Aun así, debes ser consciente de los prejuicios que tengas para poder dejarlos de lado cuando sea necesario.

 

Antes de encontrar una solución, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Estoy haciendo algún tipo de suposición sobre esta información?
  • ¿Hay otras variables que no he considerado?
  • ¿He evaluado la información desde todas las perspectivas?
  • ¿Hay algún punto de vista que no he considerado?

 

  1. Encuentra la mejor solución

Finalmente tienes todo listo para llegar a una conclusión. Para encontrar la mejor solución, establece una conexión entre la causa y el efecto. Usa los datos que has reunido para llegar a la conclusión más objetiva.

Ten en cuenta que puede haber más de una solución. A menudo, los problemas que enfrentas son complejos e intrincados. El proceso de pensamiento crítico no conduce necesariamente a una solución sencilla, sino que te ayuda a comprender las diferentes variables que existen para que puedas tomar una decisión informada.

  1. Presenta tu solución

La comunicación es una habilidad esencial del pensamiento crítico. No es suficiente pensar por ti mismo, también es importante compartir las conclusiones con los demás participantes del proyecto. Si existen varias soluciones, preséntalas todas. Puede haber ocasiones en donde implementes una solución y la pruebes para ver si funciona antes de implementar otra solución.

  1. Analiza tu decisión

Los siete pasos del proceso de pensamiento crítico conducen a un resultado. Luego será el momento de implementar esa solución. Una vez implementada, evalúa si fue efectiva o no. ¿Has podido resolver el problema inicial? ¿Qué lecciones —positivas o negativas— puedes aprender de esta experiencia para ser más crítico la próxima vez?

Dependiendo de cómo tu equipo comparta la información, considera documentar las lecciones aprendidas en una fuente centralizada de referencias. De esa manera, los miembros del equipo que deban tomar decisiones similares o relacionadas en el futuro comprenderán por qué tomaste determinada decisión y cuáles fueron los resultados.