Pensar · 4 de diciembre de 2023

No se trata de pensar más, se trata de aprender a pensar mejor.

  1. Mejora tu entorno

El primer consejo para mejorar tu pensamiento crítico te va a ayudar en todas las facetas de tu vida. Absolutamente en todas, sin excepción, así que es muy importante que prestes atención.

Crea un entorno que te permita tomar mejores decisiones. Examina las decisiones que vayas a tomar en diferentes momentos, lugares y estados de ánimo. La razón tiende a justificarse a uno mismo más que a generar el juicio correcto (el enigma de la razón) por lo que una forma de evitar cometer muchos errores en la toma decisiones es razonar sobre el mismo problema en muchos contextos diferentes.

Si la decisión es la misma en todos los contextos, podrás estar más seguro de que estás tomando una buena decisión.

  1. Debate y discute sobre ideas más a menudo

La razón funciona mucho mejor cuando se combina con ideas ajenas. Contarle la decisión que has tomado a otras personas es una buena forma de que tus ideas ganen solidez o, por el contrario, encuentres las fisuras que se te habían pasado por alto.

Un debate es la mejor oportunidad que tienes para aprender. Te han contando la historia de que en todos los debates debe existir la figura del vencedor y del vencido. Quítate esa idea de la cabeza por favor. ¿Qué merito tiene “ganar” un debate? A parte de resarcir el ego, claro.

Pues eso. Debate y discute ideas, pero sin ninguna pretensión más que aprender y ponerte a prueba.

  1. No te cases con ninguna idea

Cometemos un error muy frecuente: no actualizar nuestras propias ideas. Nuestras viejas creencias pueden aferrarse a nosotros más de lo que nos gustaría. Dile al chaval que se iba todos los findes a ver los toros con su padre y su tío, que está mal. Te dirá que una mierda para ti. Esto es solo un ejemplo, que cada uno vaya o deje de ir donde le dé la real gana.

Esto puede suponer que, incluso con una demostración de que estamos equivocados, nos neguemos a abandonar esas viejas creencias que nos han dado un cómodo cobijo durante los últimos tiempos. A todos nos jode darnos cuenta de que estábamos equivocados. A mí también, no eres especial. La cosa es desarrollador la suficiente capacidad crítica para admitirlo y recular.

Esto ocurre porque siempre estamos tratando de justificar nuestras creencias y nuestras mierdas en lugar de argumentar en contra de ellas. Si mantenemos el foco en buscar porque uno tiene razón, ignoraremos dónde podemos estar equivocados.

Otro motivo puede ser las consecuencias sociales de cambiar nuestra opinión. Lo percibimos con una muestra de debilidad o como una rebaja de reputación e identidad. No tengas miedo a equivocarte, a rectificar y a diseñar nuevas creencias.

  1. Absorbe mucha información sobre el mundo que te rodea

Así de sencillo, cuanto más sepas sobre las cosas que te rodean, mejor podrás razonar sobre ellas.

Nos encanta tener una opinión formada sobre la mayoría de temas en los que no hemos profundizado lo suficiente para poder aportar datos con una solidez contrastada. Sorpresa: te acabas de convertir en un cuñao.

El pensamiento crítico, por lo tanto, no ocurre porque hayas estudiado una materia de forma lógica, sino porque sabes lo suficiente sobre como funciona el mundo para descartar ciertas posibilidades como improbables o imposibles.

 

¿Cuál es la desventaja de todo esto? Que el pensamiento crítico no es algo que puedas aprender en un grado universitario o en un master online. Significa que tienes que estar en un constante aprendizaje, sobre muchos temas, para poder tomar mejores decisiones.

No se trata de pensar más, se trata de aprender a pensar mejor.

En la educación tradicional no vas a encontrar ninguna asignatura llamada «Pensamiento Crítico», así que si quieres aprender a pensar por ti mismo, vas a tener que ser tu propio profesor.

Y aquí va  una lista fantástica de las 11 reglas para el pensamiento crítico de algunas de las mentes más brillantes de la historia.

 

  1. Todas las creencias en cualquier ámbito son teorías en algún nivel. (Stephen Schneider)
  2. No condenes el juicio de otro porque sea diferente al tuyo. Ambos podéis estar equivocados. (Dandemis)
  3. Lee para no contradecir y refutar; ni creer y dar por sentado; ni para encontrar charlas y discursos; sino para pesar y considerar. (Francis Bacon)
  4. Nunca te enamores de tu hipótesis. (Peter Medawar)
  5. Es un error capital teorizar antes de tener datos. Insensiblemente, uno comienza a tergiversar los hechos para adaptarlos a las teorías en lugar de las teorías para adaptarlos a los hechos. (Arthur Conan Doyle)
  6. Una teoría no debe intentar explicar todos los hechos, porque algunos de ellos están equivocados. (Francis Crick)
  7. Lo que no encaja es lo más interesante. (Richard Feynman)
  8. Eliminar un error es un servicio tan bueno, y a veces incluso mejor, que el establecimiento de una nueva verdad o hecho. (Charles Darwin)
  9. No es lo que no sabes lo que te mete en problemas. Es lo que sabes con certeza que simplemente no es así. (Mark Twain)
  10. La ignorancia es preferible al error; y menos lejos de la verdad está el que no cree que el que cree en el mal. (Thomas Jefferson)
  11. Toda verdad pasa por tres etapas. Primero, se ridiculiza, segundo, se opone violentamente y tercero, se acepta como evidente. (Arthur Schopenhauer)

Recapitulando, el pensamiento crítico es una habilidad que vas a querer mejorar si quieres acercarte a la verdad y convertirte en alguien más libre. Recuerda:

  1. Los pensamientos de mala calidad implican tener una peor calidad de vida. Piensa sobre como piensas.
  2. El pensamiento crítico es la antítesis del conformismo.
  3. 4 ideas para mejorar tu pensamiento crítico: mejora tu entorno, debate y discute sobre ideas a menudo, no te cases con ninguna idea y absorbe mucha información sobre el mundo que te rodea.
  4. Tener un pensamiento crítico no significa ser la oveja negra siempre y llevar la contraria a todo el mundo.
  5. Mejorar el pensamiento crítico es esencial si quieres aprender a distinguir la verdad en un mundo lleno de falacias, mentiras y noticias falsas.