Política / Reflexión · 8 de noviembre de 2023

Nos falta pensar

Si pensáramos un poco más, o sencillamente si empezáramos a pensar, posiblemente nos ayudaría a que las cosas fueran un poco mejor.

Pensar no es opinar. Pensar no es querer que pase lo que tu piensas que debe pasar. Pensar no es ni tan solo escoger una opción.

Analicemos cuatro personajes de la política española y la forma en que deben pensar: Sánchez, Feijoo, Puigdemont y Abascal. Norte, Sur, Este y Oeste. Cuatro personajes públicos que demuestran que últimamente el tema de pensar se les ha olvidado. O al menos no lo han ejercido con demasiado éxito.

Pedro Sánchez, aspirante a Presidente de Gobierno. ¿Ha pensado en las consecuencias sociales que puede tener otorgar una amnistía política en un país donde las diferencias territoriales son mayores que los lazos de unión?

Alberto Núñez Feijoo. Esta kale borroka que ha organizado, ¿ha pensado si es la mejor forma de hacer política para que su partido sea aceptado en los territorios donde siempre ha pinchado (Euskadi y Catalunya)?

Santiago Abascal. ¿Ha pensado como puede afectar a la sociedad y a la justicia su llamamiento a la polícia a desobedecer?

Carles Puigdemont. ¿Ha pensado que el chantaje es el peor enemigo de la negociación y que es pan para hoy y hambre para mañana?

Tengo clara la respuesta. No lo ha pensado ninguno de ellos.

Pensar requiere cuestionar, razonar, discernir, decidir y optar. Demasiado trabajo para una política cortoplacista que nos invade nuestra sociedad. Cuando hablamos de regeneración política tiene que ser real.

Nuestra sociedad se merece más categoría humana. Se nos pide esfuerzo, trabajo y dedicación, y cumplimos. Sin embargo no noto la misma implicación a la clase política. Tenemos problemas acuciantes los cuales no cito por no ser repetitivos. Pero necesitamos urgentes soluciones.